¿Tu perro es hiperactivo?

Etiquetar a una perro de hiperactivo es algo bastante común entre los tutores de muchos perros. Sin embargo, hay que diferenciar entre los términos y sobreactividad.

Según la raza, edad, sexo y la actividad que reciba, una mascota puede ser más o menos enérgica. Es muy diferente el temperamento de un pastor alemán al de un carlino.

¿Qué es la hiperactividad?

La hiperactividad en mascotas es una alteración fisiológica y del comportamiento y de carácter heredable, aunque puede tener su origen en causas no genéticas:

  • Baja estimulación. El perro no recibe suficiente estimulación física y/o mental a diario.
  • Aprendizaje. El propietario refuerza las conductas excitables, de forma voluntaria o involuntaria.
  • Exceso de calorías en la dieta o hipersensibilidad nutricional.
  • Falta de socialización. La ausencia de esta etapa en la educación del cachorro durante el periodo sensible suele ser la causa de muchos problemas de comportamiento en la vida adulta. También influye un destete temprano en los problemas de hiperactividad, algo que suele ocurrir con los perros procedentes de las tiendas de animales.
  • Falta de rutina. Por norma general, los animales se muestran más nerviosos si no pueden predecir cuándo comer, dormir, salir…
  • Hiperquinesis. Es una patología del sistema nervioso similar al déficit de atención en humanos.

La hiperactividad y la sobreactividad son conceptos distintos

Muchos perros son tachados de hiperactivos cuando no lo son, simplemente por tener más energía y actividad que la media.

La sobreactividad en perros es algo común y tiene como objetivo, en la mayoría de los casos, llamar la atención. Puede corregirse dedicando tiempo a nuestra mascota.

A diferencia de la hiperactividad, la sobreactividad no es heredable ni causa alteraciones fisiológicas en el animal, ni afecta la capacidad de relajación ni al sueño.

En un perro hiperactivo el ritmo cardíaco, respiratorio y la temperatura se muestran elevados, incluso durante los periodos de descanso. No ocurre así en los canes sobreactivos.

¿Qué hacer si nuestro perro es hiperactivo?

Lo primero que debes hacer es descartar cualquier problema de salud que pueda estar padeciendo tu mascota, es recomendable una revisión en el veterinario.

Establece una rutina

Saca tiempo para pasear, comer y jugar a horas similares. Lo ideal es pasear unas tres veces al día y dar de comer en dos tomas separadas.

No refuerces las conductas excitables

No premies ni castigues las reacciones exageradas del perro. De esta forma solo conseguirás generarle ansiedad.

Dedica tiempo a tu mascota

Los perros necesitan pasar tiempo con nosotros, sentirse queridos y atendidos. Los momentos de calma o juego que pasamos con nuestras mascotas son muy importantes para ellos.

Los juegos de olfato ayudan reducir los niveles de estrés y energía del perro, suponen una gran estimulación física y mental.

La combinación de ejercicio físico y adiestramiento también es una muy buena estrategia para descargar energía y mejorar la convivencia con el animal.

La sobreactividad e hiperactividad son conceptos distintos y aunque tu mascota tenga un alto nivel de actividad puede no ser hiperactiva. Trabajando el exceso de energía mejoramos el bienestar del animal. Si te ha gustado este post puedes encontrar muchos más en nuestro blog o en Facebook e Instagram.

Dejar un comentario