Problemas oculares frecuentes en perros

La oftalmología es una especialidad de la medicina veterinaria, los perros también desarrollan problemas oculares y en algunos casos se necesita una atención muy especializada para resolverlos. Si observas algún cambio en el ojo de tu mascota no dudes en acudir al veterinario.

Algunas razas de perros desarrollan legañas casi a diario, por lo que precisan de una limpieza regular de la zona para evitar problemas en los ojos y la piel de alrededor.

Estos son los problemas oculares en perros más típicos en la clínica veterinaria.

Conjuntivitis

Es uno de los problemas más frecuentes en las clínicas veterinarias, se trata de una infección del ojo, normalmente por un patógeno externo como un virus o una bacteria, aunque también puede derivar de una alergia.

En este caso, la conjuntiva, una capa que recubre el ojo y el interior de los párpados, se inflaman. Algunos síntomas externos son:

  • Ojos enrojecidos.
  • Legañas de color verdoso y lagrimeo excesivo que pueden mantener el ojo entrecerrado, con los párpados como pegados.
  • Párpados inflamados.
  • Dolor. Al perro le molesta abrir los ojos.
  • Sensibilidad.

Fuente original: nutro.es

Lesiones oculares

Las causas pueden ser variadas, por un golpe o arañazo, un cuerpo extraño que se introduce en el ojo y no puede salir o los efectos de algún producto químico que ha caído de forma accidental dentro del ojo.

En este caso, el animal intentará no abrir el ojo o parpadeará con mucha frecuencia, lagrimeará, tendrá irritación o algún tipo de secreción. Si sospechamos que ha podido ocurrir algún tipo de accidente que haya dañado el ojo debemos acudir al veterinario antes de que se produzcan daños en la córnea como úlceras o heridas.

Cataratas

Las cataratas también ocurren en los animales, es una opacidad del cristalino, que si no se trata aumenta poco a poco con el paso del tiempo, hasta que el ojo se vuelve totalmente blanquecino. El animal pierde visión progresivamente.

Suele ocurrir en perros de edad avanzada, pero también puede estar asociado a enfermedades como la diabetes.

Fuente original: soyunperro

Queraconjuntivitis u ojo seco

Los perros con ojo seco son incapaces de producir suficiente lágrima para lubricar su ojo de forma normal. Debido a esta hiposecreción, las células de la córnea se mueren por falta de nutrición.

La queraconjuntivitis puede ser síntoma de enfermedades autoinmunes, virus como el moquillo o estar asociada a otras más simples.

Comienza por unos ojos rojos, conjuntivitis purulentas o úlceras y a medida que avanzan las semanas puede degenerar a una opacidad corneal y dolor.

Glaucoma

El glaucoma se produce por un aumento de la presión intraocular, debido a la acumulación de líquidos dentro del ojo. Puede ser hereditario, de hecho, la herencia es la causa más típica.

El ojo también se vuelve opaco, con un halo azulado y el animal puede acabar perdiendo la visión. Los propietarios suelen darse cuenta una vez la enfermedad ha comenzado.

Ojo cereza o «Cherry eye»

Los perros tienen un tercer párpado que recubre y protege el ojo, a este párpado se le denomina membrana nictitante y está presente también en otros animales.

Esta membrana contiene una glándula que la lubrica, cuando se sale de su sitio, aparece una especie de masa roja y redondeada fuera del ojo parecida a una cereza, de ahí su nombre más popular.

Puede parecer en un perro joven y muchas veces es genético, por una mala fijación de la glándula al tejido.  La única solución definitiva es quirúrgica, esta cirugía intenta recuperar la glándula creando una bolsa más profunda donde contenerla, fijándola mediante puntos de sutura.

La glándula solo se extirpa cuando está lesionada o en mal estado, ya que su función lubricante es importante para mantener el ojo sano.

Estos son los problemas oculares en perro más frecuentes. Si tienes curiosidad por más enfermedades frecuentes en perros y gatos, consulta nuestro blog. ¡Y  no olvides unirte a nuestro Facebook e Instagram!

Dejar un comentario