Lenguaje corporal en gatos ¿Cómo saber si le gustas a tu gato?

Los gatos son mascotas muy diferentes a los perros. Son animales más independientes, de hábitos distintos. Su instinto de caza está más desarrollado y se manifiesta desde muy joven. Son territoriales y prefieren vivir solos, sin otras mascotas. Por lo general, si se introducen otros animales, ellos establecerán su territorio dentro de la casa y establecerán también zonas neutrales. Su lenguaje corporal también es diferente al de los perros y más sutil. A veces puede parecernos que ha cambiado de comportamiento de un momento a otro, sin previo aviso, pero la verdad es que aunque sean ligeras señales, el gato nos ha indicado lo que va a hacer a continuación.  Por estas razones vamos a descifrarte unas cuántas pautas de comportamiento para que sepas cuándo se siente a gusto tu gato.

Lenguaje corporal en gatos

Como en los perros el lenguaje de los gatos se basa en estímulos olfativos: feromonas (esparcidas por las glándulas anales, plantares y de la cara) y marcaje urinario; visuales: gestos, marcas urinarias y rascado; y auditivas:  vocalizaciones.

Marcaje

Los gatos marcan todo lo que consideran suyo mediante las feromonas, restregando su cuerpo y cara. Marcan hasta al propietario. El marcaje con orina y secreción perianal se da sobre todo en machos sin castrar y hembras en celo, por lo que siempre se aconseja la castración.

Vocalizaciones

Las vocalizaciones o maullidos acompañan normalmente a los gestos.

  • Ronroneo: generalmente indica placer, pero también puede significar dolor.
  • Maullido: llamada de atención, petición.
  • Gruñido: ataque.
  • Bufido: advertencia.
  • Gemido: dolor o durante el celo.

Gestos

El lenguaje corporal en gatos es más variado de lo que creemos. La posición de las orejas,  bigotes, cola y cuerpo son indicativos del estado anímico. Las pupilas también cambian ante diferentes estímulos.

lenguaje corporal en gatos

  • Signos neutros: estirado, acurrucado  o descansando con la cabeza levantada y las patas recogidas bajo el cuerpo. Sus ojos parpadearán o estarán semicerrados. Las orejas están en posición vertical y hacia delante, pueden girar si escuchan algo. Los bigotes se relajan alejados de las mejillas. Su cuerpo en general está relajado y se mantiene atento a lo que pasa a su alrededor, pero sin entrar en acción.
  • Signos de atención: Con los ojos muy abiertos y las pupilas contraidas. La cola se mantiene baja y la punta y los cuartos traseros pueden ir haciendo ligeros movimientos. Está concentrado en un objetivo.
  • Signos de felicidad: su cuerpo no está tenso y puede estar tumbado o en posición vertical. Puede parpadear lentamente y tener la cola curvada. Es el momento de acariciarlo.
  • Signos de relajación: se estira para aliviar tensión, todo su cuerpo se relaja y puede que se asee en estos momentos.

lenguaje corporal en gatos

  • Signos de miedo: los gatos agachan las orejas, esconden la cola entre las patas y permanecen de pie o en cuclillas. Las pupilas estarán completamente dilatadas y lomo y bigotes erizados. Pueden gruñir o dar zarpazos.
  • Signos de frustración: un gato hará todo lo posible para que te des cuenta del motivo de su frustración. Las pupilas estarán dilatadas, las orejas y bigotes apuntando hacia delante. Pueden maullar y caminar de un lado a otro repetitivamente.
  • Signos de ansiedad: los ojos estarán abiertos con las pupilas dilatadas. Las orejas pueden ir hacia delante. También tensará el cuerpo, encogiéndose pareciendo cada vez más pequeño. La cola puede estar quieta o mover lentamente la punta de un lado a otro.
  • Signos de enfado: los más obvios. El cuerpo permanecerá rígido, al igual que la cola que puede estar recta o enroscada alrededor y por debajo de su cuerpo. Intentará parecer grande y amenazador con el pelo erizado y las patas delanteras muy rígidas o se colocará en cuclillas.  Los bigotes estarán tensos y alejados de la cara, las orejas hacia atrás y las pupilas contraídas. Será mejor alejarnos.

 

Como ves, los gatos sí manifiestan muchas señales antes de efectuar un comportamiento. Utilizan todo su cuerpo para indicarnos cómo se sienten y debemos hacer caso a estas señales. El día a día con ellos nos ayudará a detectarlas cada vez más rápido. De esta forma sabremos si nuestro gato se siente feliz en casa. Si quieres saber más sobre cómo prevenir el estrés en gatos puede seguir leyendo nuestro blog. También puedes seguirnos en Facebook y Twitter, cada día compartimos algunos consejos sobre nuestros peludos amigos.

Leave a Comment