Las uñas del gato. Cómo evitar que arañen los muebles

Muchos propietarios de gatos se encuentran ante la misma escena: su gato ha arañado el sofá, ha roto las cortinas o ha rascado la puerta. El rascado es una conducta natural de los felinos que no podemos erradicar, pero sí reconducir el arañazo del gato a los objetos diseñados para ello.

Arañar es una conducta natural de los felinos

Los gatos domésticos y salvajes arañan los objetos por varios motivos:

  • Marcar el territorio de forma visual y olfativa. En los espacios interdigitales de los felinos se encuentran unas glándulas que secretan feromonas para el marcaje, la superficie que arañan queda impregnada con esta sustancia. Además, la marca de las uñas también queda sobre ella como una señal visual. De esta forma, un felino notifica su presencia a otro sin necesidad de verse, solo con su arañazo.
  • Para cuidar sus uñas. Con el rascado liman sus uñas de forma natural mediante el desgaste contra una superficie.
  • Para estirar el cuerpo. Cuando los gatos arañan estiran toda su espalda, patas y garras.

Si el gato no tiene en casa ningún rascador adecuado para arañar acabará haciéndolo en cualquier otro sitio vertical como el sofá, las cortinas, los marcos de las puertas, la pared… Por esta y otras razones es importante que los felinos tengan en casa un enriquecimiento ambiental adecuado.

Cómo evitar que mi gato arañe los muebles

El problema es diferente si se trata de un gatito recién llegado a casa o de un gato adulto acostumbrado a arañar los muebles.

Con un gatito podemos prevenir que arañe los muebles si desde pequeño lo habituamos a utilizar un rascador.

Cómo elegir un rascador

Para elegir un buen rascador tenemos que tener en cuenta algunas características:

  • Debe ser estable. Para que el gato suba o se apoye en él no debe tambalearse, tiene que soportar su peso y ser lo suficientemente alto para que se apoye en él.
  • Horizontal o vertical. La mayoría de los gatos eligen rascadores verticales para rascar, pero hay felinos que prefieren superficies horizontales para esto.
  • Material. El rascador puede ser de cuerdas, cartón o madera. Las cuerdas podemos reemplazarlas cuando se gastan, pero los de cartón o madera tienen que reponerse con el tiempo.
  • Tamaño. Un rascador con varios niveles es lo mejor si tienes varios gatos en casa, además éstos cuentan con varios palos para rascar, refugios y camas.
arañazo y gato

Para hacer más atractivo el rascador podemos impregnarlo con hierba gatera o catnip o utilizar las feromonas que atraen el rascado en felinos.

Redirigir el arañazo del gato al rascador

Con un gato adulto que ya araña los muebles de casa lo que debemos hacer es redirigir esos arañazos a un rascador.

Antes de cambiar el mueble dañado por otro esperaremos a que el cambio a rascador tenga un buen resultado. Podemos cubrir el objeto que rasque el animal con algún material protector de forma que cambie la textura para el gato o utilizar algún tipo de spray repelente.

Al mismo tiempo que tomamos estas medidas intentaremos redirigir el arañazo a un rascador, que colocaremos cerca de la zona que el gato solía rascar.

Para elegir un rascador lo suficientemente interesante para que abandone el mueble podemos fijarnos en el comportamiento habitual del gato en casa. Su comportamiento puede darnos pistas sobre sus preferencias.

Podemos comprar varios tipos más económicos y esperar a que elija uno. Una vez escoja su preferido siempre rascará en el mismo.

arañazos y gato

Una vez hayamos comprado el rascador que más pueda convencerle, podemos añadirle feromonas que atraigan el arañazo del gato y utilizar catnip.

Si ninguna de las estrategias anteriores funciona y el gato sigue arañando los muebles de casa te aconsejamos que busques la ayuda de un etólogo felino o acudas al veterinario si crees que puede estar desarrollando estrés o alguna otro problema de salud.

Si te ha gustado este post puedes encontrar muchos más en nuestro blog o en nuestras redes sociales  Facebook e Instagram.

Dejar un comentario