¿Es recomendable castrar a nuestras mascotas?

¿Qué es la castración?

La castración consiste en una cirugía realizada para extirpar las gándulas sexuales, es decir, testículos en machos y  ovarios en las hembras. Siempre debe ser realizada por un veterinario cualificado porque esta intervención no está exenta de riesgos y se hace bajo anestesia general. En nuestra clínica contamos con el mejor equipo de anestesia inhalatoria para anestesiar a nuestros pacientes de la misma manera que en humanos. También realizamos analíticas prequirúrgicas con lo que conseguimos minimizar los riesgos. No debe ser realizada antes de los seis o siete meses de edad del animal.

Las ventajas de la castración

La primera ventaja es el control de la natalidad. Con esta cirugía rutinaria conseguimos evitar al 100% los partos no deseados, consiguiendo así que no lleguen más cachorros a este mundo, sobre todo cuando su futuro es incierto, ayudando así a que desaparezca el abandono.

También eliminamos los incómodos celos en los que nuestra mascota se puede escapar y pelear, así como la transmisión de enfermedades. En perros se puede reducir la agresividad macho a macho en más de un 60%, el marcaje hasta en un 50% en perros adultos y prácticamente al 100% en perros entre los 6-8 meses de edad. En gatos si se realiza la castración temprana se consiguen los mismos beneficios. Pero sin duda, las ventajas más importantes de la castración en nuestras mascotas son evitar problemas de salud graves:

En hembras evitamos…

Los embarazos psicológicos son conductas hormonales, similares a un embarazo real, que tienen algunas hembras tras haber tenido un celo sin monta. Pueden pasar por cambios de comportamiento, irritabilidad, preparación del nido, adopción de objetos y producción de leche.

Los tumores de mama son el tipo de cáncer más frecuente en perras. En gatas son altamente malignos. La castración temprana, antes del primer celo o entre el primero y el segundo, puede reducir casi al 100% el riesgo de padecerlos.

Las piometras son infecciones de útero que hasta un 24% de las perras podrá desarrollar desde los 4 hasta los 10 años, siendo más frecuentes incluso a partir de los 10 años. Esta patología solo tiene solución quirúrgica con el riesgo añadido de que se trata de un animal senil y con una infección con tendencia a generalizarse.

Y en machos…

Los tumores testiculares son la segunda tumoración más frecuente en perros tras los tumores cutáneos. En general tienen tendencia a la malignidad y a metastatizar en pulmón principalmente. Suelen aparecer a partir de los 8-10 años.

La hiperplasia de próstata es la patología de próstata más frecuente en perros mayores. A partir de los 9 años el 95% de perros no castrados puede padecerla. Aunque existen tratamientos farmacológicos, el tratamiento de elección es la castración con la que se elimina la acción de las hormonas sobre la próstata.

Algunos efectos no deseados

La castración es irreversible, por lo que no se podrá reproducir nunca más a la mascota. En términos de estadística, pueden darse algunos «inconvenientes» tras la castración, pero no afectan a todos los animales esterilizados y además son controlables:

  •  Mayor riesgo de padecer obesidad. Demostrado sólo en las perras con tendencia a comer más si tienen libre acceso a la comida. Este problema se puede controlar con piensos indicados para perros castrados o light y aumentando el ejercicio diario.
  •  Dependiendo de la técnica quirúrgica, un número reducido de perras puede desarrollar incontinencia urinaria, pero con un tratamiento adecuado este problema se puede minimizar.

¿Son caras las castraciones?

La cirugía tiene un coste que puede oscilar mucho de unas clínica a otras (algunas ofrecen castrar a un perro desde 30€). La castración en hembras es más cara porque se trata de una intervención más complicada y puede llegar a costar hasta 400€. Los propietarios deberían sospechar de los precios sospechosamente bajos porque las intervenciones realizadas de manera correcta con buen material, equipo y personal tienen un alto coste que no se puede reducir sin influir en la calidad de la cirugía.

Lamentablemente hay veterinarios castrando perros y gatos sin los medios necesarios (sin anestesia inhalatoria, sin medidas de esterilización, sin monitores y personal que controle al animal en todo momento, etc.) los cuales ofrecen estas intervenciones a muy bajo precio. Esta apreciación podéis verla por vosotros mismos, buscando imágenes publicadas de la clínica observaréis que no todas cuentan con los mismos equipos, monitores e instalaciones.  Podéis hacer la visita virtual de la clínica para comprobar la calidad de nuestro establecimiento al completo. En Vitalcan consideramos que cuando la salud de un animal está en juego no merece la pena bajar la calidad del servicio para abaratar el precio.

Dejar un comentario