¿Cómo se forman los cálculos urinarios?

En la clínica veterinaria es bastante frecuente ver perros y gatos con cálculos urinarios. Sus causas son variadas y es importante tratarlos a tiempo antes de que puedan causar una obstrucción en las vías urinarias. Los cálculos o piedras pueden aparecen en el riñón, vejiga o uretra. Una ecografía o una radiografía permite localizarlos y plantear al veterinario el modo de actuación. Si quieres saber más sobre los cálculos urinarios en perros y gatos te lo contamos todo en Vitalcan.

¿Cómo se forman?

Los cálculos empiezan siendo deposiciones microscópicas de minerales (magnesio, fósforo y/o magnesio principalmente). El pH de la orina facilita que estos minerales precipiten y con el tiempo crecen hasta alcanzar milímetros o o incluso varios centrímetros.

Son varios los factores que causan los cálculos urinarios:

  • Alimentación inadecuada. Los piensos de baja calidad suelen tener una alta concentración de minerales y pueden causar cálculos. Es otra de las muchas razones para elegir un buen pienso.
  • Infecciones del tracto urinario. Por agentes patógenos como bacterias.
  • Genética. Hay predisposición racial a padecer cálculos. Por ejemplo en perros, dálmatas, yorkshires, teckels, terranovas… en gatos, los himalayos, persas y birmanos suelen sufrir cálculos con mayor frecuencia.
  • Edad
  • Sexo. En gatos machos es común ver cálculos con mayor frecuencia que en hembras.

Tipos de cálculos

Cada mineral forma un tipo de cálculo, con diferentes forma y composición.

  • Cálculos de estruvita. Es más habitual en hembras. Su presencia en perros está relacionada con una infección bacteriana.
  • Cálculos de oxalato cálcico. Se forman a partir del calcio.
  • Cálculos de urato. Junto los dos anteriores son los más comunes en perros. La raza dálmata, por genética, tiene el metabolismo de la urea deficiente y mayor riesgo a sufrir este tipo de cálculos.
  • Cálculos de cistina. Este tipo aparece en animales que tienen una alteración en la reabsorción del aminoácido cistina, un componente de muchas de las proteínas que tomamos.

¿Mi mascota tiene cálculos urinarios?

Si has observado los siguientes síntomas últimamente puede que tu mascota tenga cálculos urinarios. El veterinario confirmará al diagnóstico:

  • Dificultad para orinar u orina en pequeñas dosis
  • Sangre en la orina
  • Dolor
  • Se lame la zona genital más de lo habitual

 

cálculos urinarios en radiografía, cálculos urinarios en perros y gatos

Estas imágenes corresponden a la radiografía y los cálculos urinarios extraídos de una de nuestras pacientes.

Tratamiento de los cálculos urinarios en perros y gatos

En nuestra clínica tenemos una larga experiencia en estos casos. Si sospechamos de la presencia de cálculos cogeremos una muestra de orina y analizaremos el sedimento urinario. Al microscopio pueden verse los diferentes cristales. Una ecografía y una radiografía ayudan al diagnóstico. De esta forma localizamos los cálculos y podemos plantear su eliminación.

Según el tamaño y la ubicación de los cálculos habrá que realizar un procedimiento distinto. Si hay una obstrucción importante será necesario sondar al animal para vaciar la vejiga.

Los cálculos pequeños de estruvita pueden disolverse con una dieta especialmente diseñada para estos animales que acidifique el pH de la orina. En el caso de los cálculos grandes de oxalato de calcio, urato y cistina habrá que realizar una intervención quirúrgica.

Si los cálculos se extraen de la vejiga, se hará una cistotomía, si están en la uretra, una uretrotomía.  A veces, sobre todo en gatos machos, es necesario una uretrostomía. Es decir, una pequeña abertura que permita cálculo futuro pueda salir sin provocar obstrucción. Por otra parte, si hay infección se tratará al animal con los medicamentos necesarios.

¿Qué puedo hacer para prevenir los cálculos urinarios?

Hay componentes hereditarios que contribuyen a la formación de cálculos, pero siempre puede haber una prevención con unos cuántos hábitos:

  • Dar una alimentación superior. Evitar los piensos de supermercado y seguir las indicaciones del veterinario si nuestra mascota precisa de una dieta especializada.
  • Animar a nuestra mascota a beber más agua. Una orina más diluida reduce la concentración de minerales que precipiten. Para ello, podemos añadir saborizantes al agua o complementar con dieta húmeda.
  • Reducir el estrés. Empeora la salud  y afecta al pH de la orina, sobre todo en gatos.

 

La salud urinaria es muy importante para un correcto funcionamiento del organismo completo. La alimentación, la genética y el estrés son algunos de los factores que contribuyen a su formación. Si crees que tu mascota puede tener cálculos urinarios acude al veterinario. Para saber más del comportamiento y  la salud de las mascotas sigue atento a nuestro Facebook y Twitter, cada día publicamos algo nuevo.

Dejar un comentario