¿Cómo es el celo y la gestación en los gatos?

El ciclo sexual y la gestación de las gatas es parecido al de las perras, sin embargo existen diferencias entre ambas especies. Repasaremos sus diferencias, cuándo y cómo ocurre el celo y los síntomas que se producen en las gatas.

¿Cuándo ocurre el celo en las gatas?

El primer celo de las gatas ocurre entre los seis y doce meses y suele coincidir con la llegada de la primavera y el otoño. Las gatas nacidas en otoño tendrán antes su celo, ya que al cumplir medio año será en primavera cuando hay más horas de luz y son los celos más fuertes, sin embargo, las nacidas a finales de primavera no lo tendrán hasta la primavera siguiente, cuando tengan cerca de un año de edad.

Las gatas son poliéstricas estacionales, es decir, tienen varios ciclos en una estación determinada del año al contrario que las perras que presenta un celo separado del siguiente por unos  seis meses aproximadamente. La gata, sin embargo, mientras dura la estación de actividad sexual tiene una sucesión ininterrumpida de celos, en los que puede copular con varios machos. Esto es una estrategia para evitar el infanticidio de las crías por los adultos machos, también se da en los grandes felinos.

El aumento de horas de luz al día es la señal que activa el reloj biológico de las hembras que comienzan a tener picos de estrógenos, es en este momento cuando entran en celo. Si entonces una gata es cubierta por un macho se producirá un pico de otra hormona, llamada hormona luteinizante o LH que inducirá la ovulación en la hembra.

La ovulación inducida es una de las principales diferencias del ciclo sexual respecto otras hembras, es el coito el que induce la ovulación en las gatas por la estimulación del cuello uterino. La cantidad de óvulos liberados dependerá del número de coitos que hayan tenido lugar durante ese último celo.

Síntomas del celo

Como en las perras, las dos primeras fases del ciclo sexual (proestro y estro) son las que se denominan celo. Sin embargo, a diferencia de éstas, las gatas no presentan un enrojecimiento y aumento de la vulva aparente, y tampoco hemorragia, pero aún así es fácil reconocer cuándo está en celo por su comportamiento.

Las gatas en celo están más activas, tienen más apetito y toleran más a los machos. Se muestran más inquietas, vocalizan, maúllan y pueden llegar a realizar marcaje de su territorio frotando su cara contra las superficies. Además, pueden estar más afectuosas con las personas de su entorno y adoptar posturas extrañas como pegar el pecho y vientre al suelo.

el celo en gatas, gato marcando

Si hay apareamiento, la cópula es muy rápida sin apenas cortejo, el macho se acerca por detrás, muerde el cuello de la hembra que baja y pega el cuerpo al suelo mientras el macho la monta. Puede parecer un poco brusco y la hembra puede chillar o mostrarse agresiva con el macho minutos después.

La gestación en las gatas

El embarazo de una gata es menos evidente que en una perra, las mamas y el abdomen crecen al cabo de unas semanas, pero puede pasar desapercibido en animales de mucho pelaje. Si sospechamos que nuestra gata está preñada podemos confirmarlo en el veterinario para realizar el seguimiento y los cuidados necesarios.

La gestación en gatas dura unos 63 días y cuando el parto se acerca la gata se muestra inquieta, come menos y comienza a preparar el nido donde tener a sus crías. Por lo general, las camadas suelen ser de tres a cinco gatitos. Las gatas pueden tener hasta dos y tres camadas por año.

 

Para saber más no dudes en visitar nuestro blog y redes sociales. ¡Únete a nuestra página en Facebook!

Dejar un comentario