educar un perro

Cinco consejos básicos para educar un perro

¿Cómo educar a un perro?

Si tienes un nuevo cachorro en casa o alguien de tu entorno piensa tener uno te interesa leer este post. Desde Vitalcan te proporcionamos unos consejos básicos para educar un perro. Ser firmes y constantes en las primeras fases de la vida del cachorro es esencial para tener un perro equilibrado en el futuro.

1. El sitio del perro en casa

Nuestro cachorro debe tener su lugar. Si está dentro de casa puede ser una habitación pequeña o parte de una estancia. Si su sitio está fuera de casa tendrás que habilitar una zona. El cachorro considerará este lugar como su guarida y estará allí cuando esté solo, sin vigilancia o a la hora de dormir. Un ejemplo de esto son las jaulas o parques educativos, un condicionamiento positivo de la jaula hará que nuestro perro la considere como su espacio y no será un trauma para él estar dentro, ya sea en casa o incluso en un viaje, sobre todo en razas grandes. En Vitalcan contamos con varios tamaños.

Enseñar a un perro su espacio en casa ofrece muchas ventajas. Además de ser un lugar donde sentirse tranquilo y a salvo, le servirá para aprender estar solo, será más fácil enseñarle a hacer sus necesidades fuera y evitará que destroce lo que no debe.

educar un perro

Nuestro cachorro debe tener su lugar en casa de la misma forma que nosotros tenemos una habitación, él necesita su espacio exclusivo.

2. Primeros paseos

Una vez que hayamos completado el calendario de primovacunación, debemos pasear a nuestro perro cada día. Lo recomendable es al menos tres veces al día, para que aprenda a hacer sus necesidades fuera. A los cinco o seis meses el perro ya debería hacer sus necesidades en el lugar adecuado.

Es necesario educar a un perro a ir con correa para evitar fugas y accidentes. En la calle, el cachorro tiene que estar junto a ti, es un error dejarlo suelto ya que aprenderá a jugar lejos de ti. Por eso debes premiarlo y jugar mucho con él, tiene que aprender que no hay nada mejor que estar contigo. El perro debe acostumbrarse a otras personas, perros, coches, bicis…con los que se encontrará durante toda su vida. Al principio debes buscar lugares tranquilos donde pasear. Poco a poco podrás acercarlo a estímulos más potentes, como sitios ruidosos o calles transitadas.

 

3. La hora de comer

La alimentación es un punto crucial a la hora de educar un perro. Como ya comentamos en el post anterior, los perros deben comer pienso. Hasta los cuatro meses, tres veces al día. Después puedes adaptar la frecuencia de las comidas a tu ritmo de vida y las necesidades del perro, repartiendo la cantidad adecuada en varias tomas o en una sola comida al día.

El comedero no debe estar siempre a su disposición, si no que deberá acostumbrarse al horario de cada comida. En cambio el bebedero sí debe estar siempre disponible. No le des sobras, evita que pida comida en la mesa. Lo ideal es alimentarlo después de ti y que te vea preparar su comida. Toda la familia pueden compartir esta responsabilidad.

 

4. Cepillar y bañar a un perro

Es importante enseñar a un perro a comportarse durante el baño y cepillado. El veterinario te indicará cuando puedes empezar a bañarlo. Mantener una higiene dental también es importante, si bien sabemos que los cepillados de boca son difíciles, tenemos otras opciones como los enjuages bucales, snacks dentales y colutorios en spray. Hay que establecer el hábito del baño, del cepillado y de la higiene bucal de forma precoz. Puedes premiarlo en estos momentos con algo que le guste o caricias. Si notas que tu perro opone mucha resistencia al baño, gruñe o intenta morder ponle un bozal. Esto te dará seguridad y él lo notará.

 

5. Cuándo premiar y corregir

Para educar a un perro tenemos que ser pacientes y muy constantes. Un perro no es una persona y es un error frecuente educar a los cachorros como si fueran niños. Los perros no entienden el lenguaje humano, solo llegan a comprender unas cuantas palabras, el tono de voz y los gestos. Por eso es inútil darle explicaciones.

Un perro nunca hará algo para fastidiarte, si actúa de manera inadecuada es porque no sabe hacerlo de otra forma o porque no has sabido hacerte entender. Recuerda que sólo debes corregirlo justo en el momento en que está  haciendo algo incorrecto. Si no, tan solo sirve para que te tema.

Premiamos las buenas acciones, las órdenes bien hechas y los comportamientos que queramos reforzar. Para educar a un perro no solo tienes que utilizar la comida, hay otros estímulos positivos como las caricias, juguetes y juegos.

Ahora ya sabes algunos conocimientos básicos para educar a un perro, el tiempo y la dedicación que emplees en la etapa de cachorro repercutirá en la forma de ser del perro adulto. Si tienes problemas o dudas con la educación de tu cachorro, busca ayuda ya. Acude a un adiestrador o veterinario y ellos te darán soluciones adecuadas.

 

 

 

 

Si te ha gustado este post sigue atento a nuestro Facebook Twitter. ¡Tenemos muchas más cosas que contarte! Cada semana publicaremos nuevos post sobre nuestras mascotas de la mano de los profesionales de Vitalcan.

Leave a Comment