Cáncer en perros

Cáncer o tumores en perros ¿Qué efectos puede causarle la quimioterapia?

Gracias a todos los cuidados que proporcionamos a nuestros perros, cada día viven más tiempo con nosotros, de manera que en ellos es también frecuente la aparición de cáncer en perros. Todavía no se conocen las causas exactas que lo producen los tumores caninos pero hay varios factores que pueden provocarlo como son factores hereditarios, ambientales y nutricionales.

Es vital poder tener un diagnóstico sobre cáncer en perros lo más temprano posible para poder actuar de una manera rápida y eficaz eliminando o reduciendo esta enfermedad de su organismo.

Afortunadamente disponemos de tratamientos específicos para poder mejorar la vida de nuestros mejores amigos. Es normal sentirse desconcertado ante una noticia así en nuestra mascota debido a todas las duda que nos surgen ante tratamientos tan agresivos para el cáncer de perros como una quimioterapia ya que nos recuerda a lo que ocurre en las personas. En este artículo vamos a aclarar los aspectos más importantes de la quimioterapia en los perros.

La quimioterapia es el uso de fármacos para el tratamiento del cáncer. Debemos ser conscientes que no son tratamientos curativos sino que la finalidad de los mismos es siempre mejorar la calidad de vida de nuestro perro y retrasar el avance de la enfermedad. La quimioterapia puede utilizarse como tratamiento único o en combinación con otros tratamientos como la cirugía o la radioterapia.

La quimioterapia se usará en las siguientes situaciones:

  • Tumores imposibles de operar debido a su tamaño o localización.
  • Tumores con riesgo de metástasis.
  • Previo a cirugía de un tumor que se pretende reducir para luego poder extirparlo.
  • Cuando un tumor ya se ha extirpado pero se quiere asegurar que no queden células cancerosas en la zona quirúrgica.

La forma de administración y el tipo de quimioterapia varía en cada caso según el tipo de cáncer y grado de enfermedad que tenga nuestro perro. Algunos tratamientos podrán darse vía oral desde casa y otros será necesario que sean aplicados por un veterinario en la clínica especializada  ya que se tratan de farmacos intravenosos. Vitalcan somos especialistas en el tratamiento de cáncer en perros.

Antes de iniciar cualquier quimioterapia se deben realizar analíticas sanguíneas a nuestro perro para asegurarnos que se encuentra lo suficientemente sano como para soportar el tratamiento y poder ajustar los protocolos y las dosis correctas.

Todos los tratamientos quimioterápicos funcionan atacando a las células que se dividen rápidamente y es por ello que no sólo se ven afectadas las células de cáncer maligno, sino también las demás células que se encuentran en división en el sistema digestivo, médula ósea y folículo piloso por ejemplo.

Debemos saber que los efectos secundarios no son los mismos para animales que para humanos, de forma que en ellos son menos agresivos y solo aparecen en el 5% de los casos. Además rara vez son permanentes ya que sólo suelen producirse mientras se esten aplicando los tratamientos. Aún así se deben realizar controles sanguíneos durante el tratamiento y estar atentos a las siguientes manifestaciones clínicas, estos son algunos de los efectos secundarios del cáncer en perros:

  • Problemas gastrointestinales: pérdida de apetito, vómitos y diarreas. En la mayoría de los casos son procesos leves que se resuelven con medicación vía oral. El veterinario también puede administrar medicación preventiva para que los síntomas no lleguen a producirse.
  • Anemia y bajada de defensas: debido a la afección de la médula ósea podemos encontrar casos de anemia y bajada de defensas que pueden conllevar infecciones secundarias. El veterinario realizará hemogramas de control y pondrá el tratamieto antibiótico necesario en el caso de aparición de infecciones.
  • Alopecia: en los perros la caída del pelo es poco frecuente, pero puede ocurrir en algunas razas, centrandose la caída en la cara y en la cola. Este proceso es reversible, de modo que una vez retirado el tratamiento el pelo vuelve a crecer.

En el caso de que ocurran efectos secundarios graves se ajustan las dosis de los fármacos quimioterápicos para evitar los efectos en el futuro tratamiento.

La duración de la quimioterapia va a depender también del tipo de cancer y de su grado de malignidad. Algunas quimioterapias son realizadas en ciclos repetidos durante varios meses para después descansar o realizar una cirugía si es posible, y otras quimioterapias se administran de forma permanente para el resto de la vida.

Es muy importante que el dueño del perro se comprometa con el tratamiento siendo muy estricto con las revisiones que le paute el veterinario tanto para las sesiones de tratamiento como para los controles analíticos, solo así se conseguirá el mejor resultado.

Si tenéis dudas si vuestro perro puede tener un cáncer o tumor llevarlo a una revisión veterinaria para aseguraros que todo se encuentra en perfecto estado.

 

Leave a Comment