Filarosis canina

¿Qué es?
La dirofilariosis canina o enfermedad del gusano del corazón, es una enfermedad parasitaria grave, producida por un parásito llamado Dirofilaria immitis, que se transmite a través de la picadura de un mosquito y afecta principalmente a perros y gatos.

¿Aquí tenemos esta enfermedad?
Es una enfermedad presente en todas las zona templadas y cálidas del mundo, incluyendo la cuenca mediterránea. Los mosquitos, que son los que transmiten la enfermedad, necesitan zonas encharcadas para el desarrollo de sus larvas, así que el máximo riesgo lo encontramos especialmente en zonas con humedad constante (cuencas de ríos, playas, áreas con abundante vegetación, cultivos de regadío, etc.).

¿Cómo se transmite el gusano del corazón?
La enfermedad se transmite mediante las picaduras de mosquitos, los cuales se infectan con las llamadas microfilarias (larvas del gusano) cuando se alimentan de sangre de un perro infectado. Dentro del mosquito, la larva madura durante 2 semanas hasta su estadío infectivo, esperando que el mosquito pique a otro perro para que la deposite en la capa interna de la piel de éste y así empezar a migrar durante 2 meses hasta encontrar una vena, desde donde rápidamente es transportada al corazón y a las arterias pulmonares. Allí se asientan, crecen hasta 30cm de longitud y, a los 6 meses de la picadura del mosquito, empiezan a producir nuevas larvas (microfilarias), que se esparcirán por el torrente circulatorio esperando a que otro mosquito las ingiera para ir a infectar a otro animal. ¡Los adultos pueden llegar a vivir 7 años en el perro! Siempre y cuando nuestro pobre compañero aguante…

¿Qué hacen estos gusanos?
La presencia de los gusanos en los pulmones provoca una fuerte respuesta inmunitaria, que a su vez origina una grave neumonitis (inflamación pulmonar), e hipertensión pulmonar. También hace que los perros infectados sean más propensos a accidentes troemboembólicos. Conforme avanza la enfermedad, los gusanos ya no caben en las arterias pulmonares y llegan hasta el corazón, causando una insuficiencia cardiaca congestiva, y hasta pueden llegar a la vena cava y el hígado, provocando fallo hepático y renal.

¿Qué síntomas tienen los perros infectados?
Por desgracia, la mayoría de perros infectados no van a presentar síntomas hasta los estadíos finales, cuando la curación resulta ya complicada. Éstos van desde tos hasta intolerancia al ejercicio (se cansan enseguida), dificultad para respirar, sangrados nasales, pérdida de peso aún con buen apetito, pérdidas temporales de la consciencia (síncopes). Si no se actúa rápido el perro muere por shock cardiogénico (el corazón se colapsa).

¿Se puede tratar?
Sí, se puede tratar, aunque el pronóstico es siempre reservado.
Es mejor prevenir que curar… ¿existe prevención?
Por supuesto que sí, pero por desgracia, cualquier mosquito puede transmitir el gusano; intentar que no piquen a nuestro animal es prácticamente imposible. Los repelentes frente al flebótomo que transmite la leishmaniosis sólo repelen a ésta especie de mosquito, pero nada hacen frente a los demás mosquitos. Pero por fortuna podemos fácilmente prevenir esta enfermedad eliminado las larvas del gusano antes de que se transformen en un gusano adulto, hasta el momento hay dos maneras (a elegir), cuya eficacia ronda el 100%:
a) Con una inyección anual aplicada en la clínica, que matará las larvas que puedan penetrar cuando pica el mosquito, durante un año entero.
b) Con la administración mensualde unos comprimidos que también eliminan las larvas de Dirofilaria immitis.

Leave a Comment